Construir un hogar, construir una familia



Categoría Notas de prensa


Construir un hogar, construir una familia

Voluntarios de las aerolíneas Delta y Aeroméxico, en conjunto con la organización Hábitat para la Humanidad, viajaron a Chulavista, en Nayarit, para construir viviendas para personas de escasos recursos, aunque el verdadero objetivo es construir un 'hogar'.

No era un festival común. No había grandes esculturas desfilando por las calles. No había miles de personas en las banquetas. Y por supuesto que no había cámaras por doquier que se encargaran de recordar el espectáculo.

Este festejo no era normal por el hecho de que los asistentes y los habitantes del lugar se habían conocido hace apenas una semana y, después de la celebración, quizá jamás se volverían a ver… No importaba. Se habían convertido en una familia.

Una familia que, al clamor de una banda de metales, más de 30 grados centígrados y la humedad de un terreno a 40 metros al nivel del mar, ahora celebraba no sólo el haberse conocido, sino la construcción de un patrimonio. Se le conoce como ‘Global Build’ y el lugar elegido en esta ocasión fue la comunidad de Chulavista, en el estado de Nayarit.

Aeroméxico y Delta Airlines, en conjunto con Hábitat para la Humanidad, llevaron a cabo el ‘Global Build - Fall 2017’ en Chulavista, Nayarit. Se trata de un programa de construcción de soluciones de vivienda para personas de escasos recursos o para aquéllas que comprueben que necesitan una casa.

"En promedio, una familia mexicana se tarda 10 años en pagar una casa. Entonces, de la mano con Delta y Hábitat, la intención es otorgar una casa para familias mexicanas, quienes se encargan de pagarla a Hábitat", dice Adriana Prieto, directora de responsabilidad social corporativa de Aeroméxico.

En esta edición, se logró levantar una vivienda para seis familias en Chulavista. En palabras parece muy sencillo, pero es todo lo contrario.

Las dos aerolíneas, Aeroméxico y Delta, convocaron a personas de sus compañías para hacer voluntariado en diversas comunidades de sus programas de responsabilidad social. Uno de ellos fue en Chulavista.

Por parte de Aeroméxico, fueron 16 voluntarios; de Delta, 47. Desde su llegada a la comunidad nayarita (el 23 de octubre), los voluntarios se organizaron en seis grupos para levantar lo más posible las viviendas de las familias de Chulavista.

De acuerdo con Courtney Ehrler, quien trabaja en la división de compromiso con la comunidad de Delta, el objetivo es dejar la construcción de la casa entre un 60 y 80 por ciento completa.

Los voluntarios debían culminar el trabajo en una semana en condiciones de humedad originadas por la cercanía con el océano Pacífico y más de 30 centígrados que se sentían como 40.

“Yo vivo en Atlanta y podemos tener temperaturas similares a las de aquí (Chulavista), pero hay personas que vienen del sur de Estados Unidos que no están acostumbradas a este clima. Para mí no es gran problema, pero de que hace calor, sí, hace mucho calor”, comenta Michel Aletraris, director de línea de producción de motores de Delta.

Las labores comenzaban a primeras horas de la mañana hasta las tres de la tarde. Una jornada laboral completa, pero con un tono distinto: la solidaridad. Como repetían constantemente los voluntarios, “es más lo que recibimos que lo que damos”.

***

Hábitat para la Humanidad es una organización afiliada a la ONU que está activa a nivel global desde la década de los 70, pero en México llegó en el año de 1989.

Hábitat tiene como misión otorgar una facilidad de construcción de vivienda para personas que no pueden costear o definitivamente no tienen la posibilidad de un crédito para una casa.

Desde 1989, con diferentes empresas y programas de vivienda, Hábitat ha otorgado 61 mil casas en México, las cuales han beneficiado a 300 mil personas.

De acuerdo con Ana Laura Herrera, coordinadora de alianzas internacionales de Hábitat en México, el lugar para la construcción de vivienda se selecciona después de hacer un proceso de estudio socioeconómico.

"(Además), las viviendas se entregan a las personas después de un largo proceso de capacitación financiera y familiar" con el fin de que noten cómo llevar el control de pago de sus casas y cómo lograr que la familia se sienta unida mediante un hogar, destaca Herrera.

***

Las bondades que regala una lengua son variadas. En la charla con Aeroméxico y Delta, donde unos hablan muy poco español, otros tienen un inglés natal y algunos más escuchan atentamente para no perderse en la conversación, alguien confunde la palabra «patrimonio» con «matrimonio» y las implicaciones de esta confusión van desde las risas hasta el diálogo. Todo se conecta al final, pero va por partes.

En la plática en español se hablaba del patrimonio que te otorga la solución de vivienda de Hábitat, pero un ruido hizo confundir esa palabra con «matrimonio».

—Si no hubiera llegado Delta y Aeroméxico a Chulavista, las familias no habrían conocido el programa. Ya vieron que se construyeron casas y empieza a pasar de boca en boca. El impacto en las familias es mayor. Una casa te da calidad de vida, te da seguridad...

—Patrimonio.

—Te da matrimonio también.

—No, no. "Patrimonio".

En comunidades como Chulavista, no es extraño encontrar parejas casadas apenas cumplida la mayoría de edad. Tal es el caso de Blanca Gómez, de 19 años, quien fue una de las seleccionadas para la vivienda construida en conjunto por Delta, Aeroméxico y Hábitat.

Fuente: http://www.elfinanciero.com.mx/empresas/construir-un-hogar-construir-una-familia.html



Hábitat para la Humanidad México © 2018 | Diseñado y desarrollado por SMARTIA GROUP | Aviso de privacidad